VPS: Servidores Virtuales Privados, ¿cuál comprar?

POS. CAMBIO EMPRESA HOSTING PRECIO NOTA VISITAR
1 Hosting HostGator Hostgator 2.68€ 5 estrellas Visitar
2 primera posición webempresa 5.27€ 5 estrellas Visitar
3 Hosting Ipage Ipage 2.99€ 5 estrellas Visitar

Muchos usuarios y empresas que disponen de un gran número de proyectos web y necesitan espacio para su almacenamiento deben elegir en algún momento entre un hosting compartido o un servidor privado virtual. Por eso, vamos a aclarar algunos conceptos relacionados con los servidores privados virtuales y hablaremos sobre las principales diferencias que lo distancian de los hosting compartidos pero empecemos por el principio:

Tipos de alojamiento web disponibles

Empezamos por el más utilizado de todos.

Alojamiento compartido

Este tipo de alojamiento ofrece espacio en una máquina física en la que se encuentran alojados proyectos de otras personas. La gestión del servidor es llevaba por la empresa de hosting y tú no tendrás acceso, por ejemplo, a la consola SSH.

Es un alojamiento indicado para proyectos sencillos.

Servidor virtual privado

Es la opción intermedia entre el alojamiento compartido y el servidor dedicado. En este caso, la máquina física se continúa compartiendo con otras personas pero se tiene acceso a unos recursos exclusivos como puede ser una determinada memoria RAM. De esta forma, tus proyectos web no se verán afectados por las vulnerabilidades del resto de proyectos de las otras personas que se encuentran alojadas en la misma máquina física. Más adelante explicamos los detalles relacionados con este tipo de alojamiento.

Servidor dedicado

El servidor dedicado es la máquina física que mencionábamos anteriormente. En este caso, la máquina física está a tu entera disposición y no existen otras personas que alojen sus proyectos. Tú tienes tus propias IP y nadie más aloja proyectos en ellas.

El servidor dedicado ofrece una mayor potencia y está pensado para proyectos web con grandes flujos de tráfico o para administradores que tienen varios proyectos web pequeños pero que quiere controlar con claridad.

Servidor Cloud

Al igual que en el caso de los VPS, los servidores Cloud son servidores virtuales que hacen uso de parte de CPU y RAM de un servidor físico pero, en este caso, se accede a varias máquinas físicas y no a una sola como ocurre en los VPS.

Estos servidores soportan a la perfección cambios de flujos repentinos como los que pueden producirse en rebajas, navidades, emergencias relacionadas con tu proyecto, etc. Por eso, se dice que es el servidor más flexible en cuanto a consumo de recursos.

Además, si un proyecto web está distribuido en múltiples servidores como ocurre con los servidores Cloud, la seguridad aumenta dado que hay menos riesgo de caída general: el hecho de que se caiga un solo servidor no afectará a tu proyecto.

Conceptos básicos sobre VPS

Un servidor privado virtual o VPA (Virtual Private Server) es el resultado de dividir el servidor dedicado en varios servidores que funcionarán como si se ejecutaran en una sola máquina. De esta forma, cada servidor virtual tendrá su propio sistema operativo y podrá ser reiniciado de forma independiente respecto al resto.

El servidor dedicado, para los que se han perdido en la definición anterior, no es otra cosa que la máquina que integra sus recursos físicos propios: memoria RAM, disco duro, direcciones IP, etc.

Por lo tanto, podemos decir que el servidor virtual privado o VPS también posee recursos asignados propios que mejoran su rendimiento pero que dependerán del administrador del servidor físico (servidor dedicado).

Y para que se entienda todavía mejor, diremos que un servidor dedicado puede dividirse en varios servidores virtuales limitados a los recursos del servidor físico principal y un servidor virtual puede dividirse en varios hosting compartidos.

VPS vs Hosting Compartido

El hosting compartido es un servidor con una IP que se comparte entre varios usuarios. Este tipo de servidor está pensado para proyectos genéricos en internet que no requieran de una potencia extremadamente alta y para usuarios que no tengan conocimientos sobre administración de servidores.

Sin embargo, el VPS está pensado para proyectos más especiales que no llegan a requerir todos los recursos de un servidor dedicado completo pero si requieren mayor flexibilidad que la que brinda cualquier hosting compartido. Los servidores virtuales sí precisan de unos conocimientos básicos de administración de servidores.

En este punto, habiendo dejado claro para qué sirve cada tipo de servidor pasaremos a nombrar las principales diferencias entre el hosting compartido y el VPS:

Precio y desempeño: a la hora de valorar el precio de un VPS se debe tener en cuenta la cantidad de hosting compartidos que puedes incluir en un solo VPS valorando, por supuesto, el consumo de recursos de tus proyectos web. En este caso, piensa que podrás disponer de paneles de control gratuitos gestionados y elegidos por ti, siendo los más comunes: Ubuntu Server, Debian o CentOS. Entonces, sabiendo que el precio del VPS es mayor al del hosting compartido pero valorando todo lo comentado, ¿merece la pena para mejorar el rendimiento de tus proyectos o no? Esa es la pregunta que debes formularte.

Flexibilidad: la capacidad de maniobra que tienes en un servidor privado virtual no la tienes en un hosting compartido. Aquí formatearás cuando lo necesites, instalarás y reinstalarás el sistema operativo cuando más te convenga y tendrás acceso a la consola SSH, algo imposible en cualquier hosting compartido. Ni que decir tiene que acceder a la consola SSH permite visualizar el consumo de recursos de cada proyecto web y configurar la seguridad de estos mediante un firewall potente elegido por ti mismo.

Claves para elegir un VPS

Dependiendo del tipo de proyectos web que quieras alojar en tu servidor privado virtual y del uso que vayas a darle, tendrás que elegir unos requisitos mínimos u otros. Algunos ejemplos son:

Si utilizas CMS deberás saber que exigen más CPU y RAM que un proyecto web estándar.

Si utilizas una base de datos grande también debes tener en cuenta que te consumirá una parte bastante amplia de la memoria RAM. Ten en cuenta el espacio que debes reservar para tu base de datos antes de elegir tu VPS.

Si estás pensando en instalar varias actualizaciones en tu VPS es recomendable no contratar nada que sea inferior a los 2 GB de RAM.

En cualquier caso, los espacios contratados pueden aumentarse con posterioridad pero, obviamente, el precio de tu VPS aumentará.